Images-loading

FORMANDO POR COMPETENCIAS

 

Anteriormente cada vez que escuchaba la frase que conforma el título de este artículo me llegaba a la mente un grupo de "estudiantes" bien "alineaditos" y formándose en grupos para desarrollar actividades que previamente había ideado yo mismo como fruto de mi "vasto" entendimiento de los temas tratados. Sin embargo, no es así.

Siempre he sido un entusiasta de la docencia, de dar clases, de ser profesor, ese fue mi gran sueño. Y cuando, gracias a Dios, llegué a las puertas del ICD me dice el Coordinador Académico.

- "Nosotros no somos profesores, no damos clase…"

Por un momento pensé, - "desde que termine de hablar me doy media vuelta y me voy".

Y luego concluyó la frase diciendo: "…nosotros formamos en competencias".

"Ahora sí, esto sí que yo lo se manejar, y realmente lo que dijo me hace sentido", pensé. Lo que nunca me imaginé es que Formar por Competencias era exactamente lo contrario a todo lo que yo creía que era, aunque nunca estuve en contacto directo con el método anteriormente ya esta era una frase que rondaba las aulas de República Dominicana hace unos años y estaba interesado en ella.

A pocos días de cumplirse un año aplicando el método ABPP (Aprendizaje Basado en Problemas y Proyectos) de la mano de los directivos académicos del ICD podría atreverme a comparar el Formar en Competencias con formar a un hijo; ¿no es acaso el mayor deseo de un padre que su hijo esté mucho mejor formado que él?, pues es exactamente esto lo que se siente.

Cuando un facilitador entiende la formación de competencias y abraza la misión y visión de la misma, lo mínimo que desea, es ver a sus participantes desempeñándose muchísimo mejor que él, no solo en el campo laboral, sino también en lo personal, que sea capaz de actuar en vez de hacer, que pueda provocar cambios positivos en todo su entorno, que irradie competencias ¡hasta por los poros!, básicas, laborales y de todos los tipos que puedan existir.

Como dice un amigo, existen dos tipos de salarios, el monetario y el emocional, y puedo asegurar con la mayor certeza que el salario emocional que recibo al ver a mis participantes desarrollando y aplicando las competencias aprendidas en el Instituto de Capacitación Dominicano aplicando el ABPP, no se compara al mayor de los salarios monetarios.

AUTOR:

Ing. Guillermo Mejía

Facilitador en el Instituto de Capacitación Dominicano (ICD)

CARRERA TÉCNICA:

Logística y transporte