Images-loading

Train the trainers

 

Desde el Instituto de Capacitación Dominicano (ICD), hemos venido planteando reiterativamente la formación por competencias como respuesta a la necesidad actual de lograr una formación contextualizada, dialógica, flexible, centrada en el aprendizaje de la persona, su autonomía y capacidad de autoregulación para la definición de sus propias metas de aprendizaje. Como es obvio, desde esta perspectiva afloran nuevas líneas de acción y nuevas metas que re-focalizan la estructura y desarrollo de cualquier formación, tornando como problemas centrales el tipo de conocimiento, de competencia a desarrollar, el rol del facilitador y el participante.

Para quienes lideran y dirigen organizaciones de diferentes tipos y naturaleza (empresariales, educativas, sociales etc.), este giro en la formación seguramente avivará preguntas como: ¿Qué hacer para que los intentos de empoderar el personal con el conocimiento propio y profundo de nuestros procesos dé el resultado esperado? ¿Por qué en los diferentes niveles de nuestra organización no “circula”, se transfieren y sistematizan los conocimientos e informaciones para evitar re-procesos y apalancar nuestra efectividad y adaptación al cambio?

Algunas de sus posibles respuestas de manera inequívoca coincidirá con nuestra propuesta sobre la necesidad y pertinencia de que quienes fungen como facilitadores, además de conocer sobre la información técnica “dura” necesaria, pero no suficiente en este tiempo, posean y demuestren competencias para desarrollar metodologías, técnicas y herramientas y crear espacios y ambientes que propicien en los participantes aprendizaje y habilidades para identificar los modelos cognitivos y activos (pensamiento y acción) que fluyen dentro de la organización.

Por ello, a través del programa ‘Train the Trainer’, se ofrece a las organizaciones la posibilidad de formar facilitadores con habilidades, capacidades y actitudes para orientar, mediar y guiar procesos dialógicos y participativos; creando al mismo tiempo condiciones para re-descubrir y co-construir conocimientos potenciadores de la capacidad institucional de ser y actuar como una “organización que aprende” (Senge, 1990) , es decir, una organización en cuya estructura se dinamizan competencias articuladas con la identificación, uso, desarrollo y adquisición del conocimiento e información propios a su naturaleza, visión y propósito.

AUTOR:

Dra. Rocío Zuluaga de Prato

Directora de ICD